Llegan soluciones para la crisis de la vía al Llano.

Por este importante corredor vial se movilizan más de 4 millones de usuarios al año.  Gran parte de la economía del oriente colombiano se mueve por esta vía.  Alimentos, combustibles, empresarios, estudiantes y profesionales viajan diariamente entre Villavicencio y Bogotá.

Actualmente las obras que se adelantan en este corredor de 85,6 kilómetros ascienden a los $4,8 billones de pesos y se necesitan cerca de $100 mil millones más para dar solución a las emergencias que se presentan debido a los continuos deslizamientos.  Los puntos más críticos son el km 64, km 46 y km 58.

La Cordillera Oriental de Colombia es la más ancha y extensa de los tres ramales en que se divide la Cordillera de los Andes en territorio colombiano.   Es la más jóven de las tres, expertos proponen el inicio del levantamiento de esta Cordillera  durante el Eoceno tardío – Oligoceno temprano. En su mayoría está compuesta por lutitas, rocas lodosas que se fragmentan con facilidad y hacen que el terreno sea inestable.

Los derrumbes en general son impredecibles y se producen por diferentes fenómenos, como la alta cantidad de lluvias, que agrega peso a las laderas y, por inercia, provoca la caída de material sobre la calzada, pero también pueden ser causados por el uso inadecuado del suelo en las laderas; la deforestación, la ganadería y los cultivos limpios.

Los deslizamientos en el km 64 + 200 (tunel falso)  se presentan desde 1994 y han afectado continuamente la movilidad ocasionando cierres temporales dela vía.  Por esto, en el año 2007 se construyó este tunel falso, el cual tuvo un costo aproximado de $3.500 millones de pesos.

LAS SOLUCIONES:

La ministra de Transporte, Ángela María Orozco anunció el sábado pasado que hacienda ya liberó más de $30 Mil millones de pesos, «se va a declarar la urgencia manifiesta para atender el km 64 y el km 46».  En el mes de Noviembre empezaría el contrato que contará con auditoría por parte de la contraloría.

Los demás recursos que se necesitan están en los fondos y en este momento hacienda estudia la liberación, es un proceso largo, aun no se sabe cuando y/o cuanto será liberado, lo que sí es seguro es que una vez aprobado el 100% de estos recursos serán invertidos en la vía.

En días pasados el Gerente general de Coviandes, Alberto Mariño, indicó que la mejor opción es comprar los predios que circundan esta parte de la carretera con el fin de reforestarlos, hacer obras hidráulicas para en dirigir el manejo de aguas, construir barreras de protección en las laderas y prolongar el túnel falso.

Por el momento, cuando se activa la alarma de derrumbe, los controladores de tráfico, operarios de la maquinaria, ingenieros y demás personal ante la alerta se retiran del punto, y la vía se cierra, entre tanto se evalúa la magnitud del derrumbe.

Asimismo, el jefe de operaciones recibe la alerta y se comunica con el centro del control Boquerón y según la categoría de uno a seis del derrumbe dan la siguiente instrucción para desplegar el operativo.

Después, se da la instrucción de movilizar la maquinaria o personal adicional – según se requiera – e inician la remoción de material, y una vez está garantizada la seguridad, se hacen pasos provisionales inicialmente a un carril para evacuar el tráfico represado en la carretera.

 

DATO ADICIONAL:

Mañana 9 de octubre será presentado en Bogotá el nuevo puente Chirajara.

 

Vea También: 10 horas viajando de Bogotá a Villavicencio

Redacción

Zulma Prieto